Consejos para una correcta salud capilar

Lava tu cabello con un champú específico recomendado por tu asesor capilar (cada cuero cabelludo y cabello tiene unas necesidades distintas). La línea de Jaldún Salud Capilar te ayudará a fortalecer y regular las defensas de tu piel.

Cuando laves tu cabello, hazlo con la yema de los dedos o las palmas, nunca con las uñas.

Durante el lavado, el agua debe ser más bien tibia. El agua muy caliente deshidrata y desequilibra el manto hidrolipídico del cuero cabelludo. 

Si utilizas el secador, hazlo de forma suave, evitando poner el calor al máximo, para ayudar a mantener el equilibrio del cuero cabelludo y del cabello.

Enjuágalo correctamente sin dejar restos de champú o mascarilla, especialmente si tienes un cabello muy abundante, ya que es más difícil que el agua llegue al cuero cabelludo.

Es aconsejable dar un ligero masaje diariamente en el cuero cabelludo para estimular el riego sanguíneo, tonificar la piel y mejorar la nutrición de los bulbos pilosos.

Deposita los productos fijadores (cera, gomina, espuma, lacas…) en el cabello y no en el cuero cabelludo, ya que pueden dificultar la oxigenación y dar lugar a obstrucción, picores, descamación y otros desequilibrios.

En época de verano, protege tu cabello del sol, el cloro y la sal, al igual que tu piel.

 

Protege el cuero cabelludo con Solución Equilibrante Jaldún antes de cualquier trabajo técnico (tinte, decoloración, permanente…). Estos productos químicos están aconsejados para el cabello, no para la piel y pueden producir reacciones alérgicas o daños en la estructura de la piel provocando picor, descamaciones u otras anomalías. 

 

Consejos para una correcta SALUD GENERAL

(Tu cabello refleja tu salud)

Mantén una alimentación saludable y variada, evitando alimentos tóxicos.

El alcohol, en exceso, dificulta la digestión y resulta tóxico. Procura no abusar.

Vigila tu tránsito intestinal.

Combina bien los alimentos. Se requiere mucha energía para digerir alimentos mal combinados. Tus problemas digestivos y gases disminuirán.

Bebe abundante agua durante el día (unos 6 vasos, preferiblemente fuera de las comidas). Tu piel se sentirá hidratada y tu organismo lo agradecerá.

Practica la respiración profunda. Es una forma ideal de oxigenarte y relajarte. Respirar  bien mejora la calidad de la piel. Inspira belleza, espira estrés.

Pon tu cuerpo en movimiento y huye de la vida sedentaria. Actívate. Hacer ejercicio retrasa el inicio de las enfermedades de la edad.

Regula tu descanso. Procura dormir más y mejor. Dormir es una medicina cosmética gratuita.

Pon tu mente en positivo. Aleja los malos pensamientos.

Medita, da un descanso a tu cerebro. Simplemente, dedica 10 o 15 minutos al día a estar contigo mismo en silencio.

Abraza, vive con amor e intenta ser la mejor persona que puedas. Te ayudará más de lo que imaginas.